AUDIO EN VIVO

Canción actual

Titulo

Artista


Los Latin Grammy se acercan al pop y se alejan del reggaetón en sus nominaciones

Las nominaciones a la edición número 22 de los Latin Grammy se dieron a conocer esta mañana, trayendo consigo varias sorpresas que analizamos de manera temática en la siguiente nota.

El fenómeno de Camilo

Luego de haber sido reconocido por primera vez en la edición anterior de estos premios con el trofeo a la Canción del Año, Camilo se ha convertido en el amo y señor de las nominaciones actuales, con 10 posibilidades de triunfo que ponen en evidencia absoluta la devoción que ha generado entre los amantes del pop en español.

De ese modo, el oriundo de Medellín llegará al evento del 18 de noviembre con una abundancia de opciones que incluyen rubros tan importantes como Álbum del Año, Canción del Año y Grabación del Año, lo que es altamente significativo no solo porque su faceta actual como figura reconocida se se reveló apenas en el 2018, sino porque prueba que los votantes de la Academia Latina de la Grabación (que pertenecen todos a la industria) favorecen el estilo absolutamente ‘mainstream’ e inofensivo de un artista que tiene una voz muy particular, que recurre con frecuencia a los ritmos del urbano y al que le encanta hablar con diminutivos.

Lo que ha sucedido también es una suerte de reconocimiento indirecto a la familia Montaner, de la que Camilo forma parte tras haberse casado con Evaluna y cuyos miembros colaboran constantemente en las canciones que realizan.

El papel del urbano

Al ser un representante que surge del pop y que practica diversas fusiones, Camilo podría haberse convertido aquí en una prueba contundente de que el pop ha superado al género urbano en lo que respecta a las nominaciones; pero no hay que olvidar que él emplea frecuentemente las herramientas rítmicas del reggaetón.

Sea como sea, en lo que respecta a artistas vinculados directamente a esa escuela, sorprende que no haya predominado Bad Bunny, quien hace solo unos días recogió 10 Premios Billboard de la Música Latina y que ha sido sin duda el artista más nombrado de los últimos tiempos. El intérprete de “Dakiti” tiene “solo” cuatro nominaciones y no ha sido incluido en el apartado de Canción del Año, pero podría definitivamente sorprender en la de Álbum del Año gracias a los logros de “El Último Tour Del Mundo”, una producción que suena mucho más ‘alternativa’ de lo que se podría esperar.

Curiosamente, encima de él se encuentra C. Tangana, un artista español que -corríjanme si me equivoco- no ha sonado mucho en esta parte del mundo, que ha sido descrito muchas veces como rapero y que practica una tendencia musical difícil de clasificar (ha grabado incluso rock con Andrés Calamaro), pero que coquetea sin duda con el ‘denbow’. Claro que hay que resaltar que, al igual que el ‘Conejo Malo’, el madrileño no ha sido nominado en el rubro de Mejor Canción, aunque sí en el de Álbum del Año y Grabación del Año.

En todo caso, el menos favorecido en el plano de las superestrellas del género ha sido Maluma, cuya producción más reciente, “Papi Juancho”, calificaba para la contienda, pero que brilla finalmente por su ausencia en una categoría de Álbum del Año en la que, sencillamente, no figura ninguna placa realmente dedicada al reggaetón.

La presencia eterna

Pese a todo lo que hemos dicho, el segundo artista en la lista de nominaciones es Juan Luis Guerra, un veterano de la escena musical que ha gozado siempre de los favores de la Academia pese a que su música reciente no es precisamente de las más escuchadas -nuevamente, corríjanme si me equivoco-.

Guerra, que es reconocido generalmente como artista de bachata, pero practica también muchas fusiones, tiene seis menciones, y no necesariamente en categorías menores, porque una de ellas lo encuentra en la de Álbum del Año, donde participa gracias a “Privé”, una producción cuya existencia desconocíamos hasta el momento.

La Canción del Año

Aunque nuestra nota no pretende analizar cada una de las categorías, hay que darle un espacio especial a la de Canción del Año, que es la más fácil de reconocer por la audiencia en general y probablemente la más popular en esos mismos términos.

Pero es también necesario mencionarla porque incluye a “Patria y vida”, el tema de los artistas cubanos Gente De Zona, Yotuel Romero y Descemer Bueno que muestra una abierta posición ideológica (va directamente contra el régimen castrista) y que ha sido empleado a viva voz por muchos de los que se han estado manifestando durante los últimos meses en las calles de Miami y de La Habana. Los Latin Grammy nunca han sido ‘de izquierda’, por supuesto, pero no deja de llamar la atención que se nomine ahora una pieza tan política.

Y lo más interesante es que tiene posibilidades de ganar, no solo porque su proclama sintoniza con el sentir de muchos miembros de la Academia y porque se trata de una composición ‘seria’, sino porque el 2020 no nos presentó a un ‘hit’ musical absolutamente demoledor en términos comerciales.

Lo más cercano a algo así fue sin duda “Hawái”, de Maluma, que aparece también en este apartado y que podría darle un triunfo sonoro a un cantante que no debe estar muy feliz en estos momentos con la falta de inclusión de su disco “Papi Chulo” en la categoría de Álbum del Año, como lo dijimos más arriba.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *